martes, 2 de mayo de 2017

EL PACIFICO COLOMBIANO UN LUGAR DONDE LA VIDA SE MUEVE AL RITMO DE LA MAREA

El Valle, corregimiento conectado con Bahía Solano a través de una carretera de 18 kilómetros, es un caserío apacible donde se encuentra ubicado el Eco-Hotel kipará la vida se mueve al ritmo de la marea. Cuando sube, se extiende por la franja de arena donde se levantan los hoteles y nutre los ríos que se internan en la Serranía del Baudó, como el río Valle, cuyas aguas están bordeadas por cuatro especies de manglar.
En canoa se remonta un tramo y luego se sigue a pie hasta el río Cascadas, donde hay pozos cristalinos con pequeñas cascadas, y al río Chadó, famoso por la gran piscina que forma antes de desembocar al mar.
La marea alta es ideal para caminar en medio de la naturaleza, donde abunda la iraca, palma que sirve para tejer sombreros; el Borojó, un fruto afrodisíaco con el que se preparan bebidas; los labios de negra, una flor que parece una boca roja, y rarezas que configuran la vegetación selvática que se aprecia a un mejor desde el dosel.  

RESERVAS.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario